La cadena Enrique Tomás lleva sus jamonerías hasta Filipinas

Roma-Negocio-Franquicia-Enrique-Tomas

El empresario catalán Enrique Tomás es consciente de que la alimentación española gana terreno en el extranjero, como ponen de manifiesto las estadísticas de exportaciones que realiza la patronal del sector, la Federación de Industrias de Alimentos y Bebidas. Y en todo caso, esta cadena de jamonería sse beneficia de un dato: el producto que destaca casi por encima de todos –salvando el aceite de oliva–, siendo reconocido casi en cualquier parte del mundo, es el jamón.  Tal vez por eso, según informa el diário económico CincoDias, Enrique Tomás prepara su llegada al continente asiático comenzando por Filipinas.

Según cuenta el periódico ‘salmón’, la cadena de jamonerías que dirige, y que lleva su nombre, cuenta en la actualidad con 60 establecimientos repartidos entre Barcelona, Madrid y Londres. Cuenta con un plan de expansión bastante ambicioso que le llevará a contar con 500 locales en todo el mundo, 200 de ellos en el extranjero, en un plazo de tres años. La capital británica ha sido su primera aventura fuera de España con la apertura de sus primeras cinco tiendas este año, pero prepara nuevas sucursales en Milán, Paris, Copenhague, Hong Kong y Berlín, además de la mencionada inauguración prevista en la capital filipina: Manila.

Dice CincoDías que lejos queda aquella pequeña empresa que abrió su primera tienda propia en L’Hospitalet en 2002, y que antes vendía jamones en los supermercados Dia o de forma telefónica a través de Radio TeleTaxi. Prevé facturar cerca de 65 millones este año. Su creador, hijo de un comerciante de ultramarinos procedente de Orihuela, habla con pasión del jamón y se sigue tildando de “tendero”.

El crecimiento de Enrique Tomás ha ido de la mano de distintos acuerdos para vender sus productos. La compañía acaba de comenzar a funcionar con Just Eat, para pedir comida a domicilio. El fundador de la compañía prevé que esta asociación le permitirá incrementar sus ventas online. Por último, los taquitos de jamón de Enrique Tomás han llegado también a las salas de cine de la mano de la cadena Cinesa. En concreto, ya está en 20 cines de esta compañía. En este caso reconoce que los márgenes no son lo importante, puesto que su objetivo es continuar haciendo marca. Está presente también en el grupo hotelero Mandarin.

Una franquicia de la cadena ronda una inversión de 120.000 euros, según detalla el dueño de la compañía. Explica que no le sirve cualquiera que sea un socio financiero, ya que pide “implicación” con la marca y con la empresa. Por ello, afirma con orgullo que ha dicho “no” a muchos interesados por tener un local. «Esto no es coger dos empleados y ganar dinero», comenta. «Tengo la suerte de hoy por hoy poder rechazar ofertas».

Comentarios

Todavía no hay ningún comentario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *