Clínica Bonome soluciona un problema que trae ‘de cabeza’ al hombre

Wayne Rooney, David Beckham, Robbie Williams o, más recientemente, Rafa Nadal, son algunos de los personajes más conocidos que se han sometido a un tratamiento de cirugía capilar. La técnica FUE que se practica en la Clínica Bonome soluciona un problema que trae “de cabeza” al hombre. 400.000 personas se someten cada año a un tratamiento quirúrgico de implante capilar, y más del 80% son varones. Estas cifras, que duplican las registradas hace aproximadamente una década, apuntan a que la calvicie puede tener sus días contados.


A pesar de que la técnica FUE –la más extendida a nivel internacional– se originó a finales de los años ochenta, ahora es cuando ha experimentado su mayor impulso. «La tecnología no ha dejado de evolucionar en los últimos años, y eso ha permitido que el tratamiento sea a la vez más efectivo y asequible; dentro de poco tiempo lo veremos como algo cotidiano entre la población masculina y no el último rumor de los famosos», afirma Elizabeth García, directora de la Clínica Bonome.

De hecho, el último censo elaborado por la Sociedad Internacional de Cirugía de Restauración del Cabello (ISHRS) sitúa en casi 400.000 el número de pacientes que optan por este tratamiento cada año, con un crecimiento superior al 25% respecto al registro anterior.

Clínica Bonome

Para la doctora García, especializada en la utilización del microimplante capilar, «no sólo vemos que cada vez más hombres deciden pasar por la clínica, sino que también lo hacen cada vez más mujeres. En muchos tipo de alopecias, cuando el diagnóstico y seguimiento se inician con los primeros síntomas, existen más opciones de tratamiento, y en el caso de optar por un implante capilar el resultado es mucho más natural.

Según el citado censo del ISHRS, en el caso de los hombres la edad media de los pacientes que se someten a una cirugía capilar es de 49 años, pero la franja de edad situada entre los 35 y los 40 ya representa un 17% del total, siendo la más numerosa.

El trasplante capilar con la técnica FUE (siglas que corresponden a la expresión inglesa Follicular Extraction Unit) consiste en una redistribución sistemática y artística de los folículos pilosos. Es decir, obtener injertos –con anestesia local– de las “zonas donantes” e introducirlos en las zonas con falta de cabello. Se trata de una técnica muy poco invasiva, y se puede reanudar la vida cotidiana al día siguiente; además, el pelo injertado crecerá normalmente sin volver a caerse.

Franquicia

Clínica Bonome ofrece su concepto tanto como opción de autoempleo como de inversión, e incluso la inclusión de alguno de sus servicios en un negocio relacionado con la salud o la estética que esté en funcionamiento. Para la puesta en marcha de un centro de la enseña, se precisa un establecimiento con 130 m2 de superficie, en una población con un área de influencia próxima a los 50.000 habitantes, y una inversión inicial que ronda los 102.000€, con un canon de entrada de 36.000€.

Sobre el autor

Comentarios

Todavía no hay ningún comentario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *