Le Kiosque à Pizzas trae a España un nuevo ‘take away’ artesano

le-kiosque-a-pizzas-negocio-franquicia

Con 12 años de andadura en Francia, las pizzerías artesanas en formato kiosco exterior llegan a España de la mano del empresario Thierry Rousset, que se encargará también de su expansión en Portugal. La empresa Le Kiosque à Pizzas, fundada por cuatro socios en Francia en 2004, llegará en 2017 a España y Portugal después de haberse consolidado en el país vecino con más de 360 puntos de venta de pizza artesana y con la previsión de alcanzar los 400 antes de finalizar el curso.


Al frente de la expansión de este novedoso formato en el mercado ibérico se encuentra el empresario Thierry Rousset, con amplia experiencia el sector español de la restauración organizada tras su paso por enseñas como Subway, Burger King o Dunkin’ Coffee.

Con una primera apertura prevista para finales de marzo en Portugal, el empresario explica la singularidad del modelo: “Es un concepto que, a pesar de su nombre, no va enfocado a calles y suelo público, sino a espacios privados al aire libre como aparcamientos de centros comerciales pequeños, supermercados o gasolineras, y siempre en poblaciones de más de 8.000 habitantes”.

Le Kiosque à Pizzas

Asimismo, Rousset destaca la sencilla operativa de la puesta en funcionamiento del kiosco “que se instala sobre una base de hormigón, ya preparada con acometidas para agua e instalación eléctrica… un camión llega, instala un kiosco de 11 metros cuadrados totalmente equipado (hasta el último cuchillo) y, literalmente, dos horas después el asociado puede empezar a hacer pizzas”.

El término asociado es otra de las particularidades de esta cadena, ya que a diferencia de las franquicias, en Le Kiosque sólo se firma un contrato de licencia de marca y de suministro exclusivo, aparte del kiosco y las cajas de take away, de cuatro ingredientes básicos de las pizzas: la mezcla de harina para hacer la masa fresca, la salsa de tomate, el queso y el jamón cocido. “El afiliado, con una inversión 109.000 euros, recibe un negocio completo, ya que el kiosco se suministra con todo el equipamiento, baño para empleados, aire acondicionado, máquina amasadora, registradora, neveras, horno eléctrico de piedra de dos niveles. La rentabilidad está garantizada porque no pagan canon de entrada, ni royalties, ni publicidad”.

Autoempleo o inversión

A partir de estas armas, los asociados, procedentes del autoempleo o inversores con experiencia en restauración organizada, se comprometen a mantener una carta de hasta 40 especialidades de pizza artesana, con libertad para introducir 15 variedades de creación propia, así como las marcas de bebidas o el tipo de postres que ellos decidan. “Aunque la central de Burdeos tiene capacidad para suministrar el resto de ingredientes y alimentos, cada afiliado puede elegir si comprarlos a nosotros o recurrir a proveedores locales”, explica Rousset.

“Esta fórmula nos permite darle libertad al asociado a la hora de confeccionar sus especialidades y un toque más regional o singular a cada punto de venta, ya que, por ejemplo, el primer kiosco que abramos en Portugal incluirá bacalao en una de sus recetas”. Esta libertad de movimientos para el asociado no se traduce en abandono, ya que Le Kiosque à Pizzas pone a su disposición una intranet de la marca para resolver cualquier duda o necesidad, además de recibir al menos una visita por parte de los responsables de la enseña al año.

Las pizzas, elaboradas a partir de una masa fresca sin aditivos ni químicos que se deja preparada con anterioridad en el propio kiosco, se pueden pedir en el propio kiosco o bien encargarla por teléfono o vía telemática para recoger en formatos para dos o cuatro personas, o bien en porciones individuales como el Kiosquito o el Kiosqui’Part.

Enfocado al ‘take away’

Con un tique medio entorno a los 8.50 euros, la principal diferencia de este modelo de negocio en el mercado ibérico, según explica Rousset, “consistirá en que, a pesar de estar muy enfocado al ‘take away’ y al ‘click and collect’, admitiremos la posibilidad de incorporar unas pocas mesas y sillas junto al kiosco para adaptar el formato a la cultura de terraza española”.

En cuanto a los riesgos de saturación del mercado de la pizza en nuestro país, el promotor de Le Kiosque tiene claro que la principal baza de su apuesta se basa en un formato inédito en España, “que permite preparar la pizza en apenas cuatro minutos desde que se estira la masa, se colocan los ingredientes y se hornea”, así como en la calidad del producto que ofrecen, “porque tenemos claro que nuestro posicionamiento no es ser los más baratos del mercado”.

Sobre el autor

Comentarios

Todavía no hay ningún comentario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *