Nemomarlin se pone como objetivo 50 centros de educación infantil

Nemomarlin-Escuela-infantil-negocio-franquicia

Según publica EFE Emprende, la empresa de escuelas infantiles Nemomarlin, nacida en 2001, inició un proceso de expansión con franquicias en 2009 con el que ha abierto 30 centros y superado los 8 millones de facturación, con el objetivo de alcanzar las 50 escuelas en España antes de internacionalizarse.

De una escuela infantil en la localidad madrileña de Villanueva de la Cañada en 2001 a 30 centros en 2016 y una perspectiva de abrir cuatro centros cada año entre franquicias y centros propios, Nemomarlin combina la innovación educativa –un proyecto basado en la metodología de las inteligencias múltiples y el bilingüismo- con un modelo de expansión basado en las franquicias.

Con estos ingredientes, las escuelas infantiles de Nemomarlin van a cerrar este curso 2016-17 con más de 8 millones de facturación y más de 2.500 alumnos en sus 30 centros, en los que emplean a más de 250 profesores, según ha detallado a EFE Emprende su consejero delegado, Héctor Díaz.

Nemomarlin

La teoría educativa de las inteligencias múltiples, creada por el psicólogo estadounidense Howard Gardner, profesor de la Universidad de Harvard , sostiene que los seres humanos tienen ocho tipos de inteligencias (lingüística, lógico-matemática, musical, espacial, cinético-corporal, interpersonal, intrapersonal y naturalista) y que en el desarrollo de los más pequeños deben tratarse todas.

El proyecto educativo de Nemomarlin, puesto en marcha en 2013, implica trabajar cada una “de manera individualizada” entre los 4 y los 36 meses, de manera que los padres reciben una evaluación en función a estas inteligencias, ha explicado Díaz.

En ese modelo de crecimiento, la elección de los franquiciados es fundamental, aunque para Díaz no es necesario que sean profesionales de la educación, sino personas con capacidad de gestión. “Nosotros analizamos mucho la candidatura, no nos podemos permitir el lujo de que no salga bien”, ha añadido el consejero delegado de Nemomarlin.

Ni un solo cierre

El coste de poner en marcha un centro, superior a 250.000 euros, supone un freno a los “aventureros”, aunque también se aproximan a la compañía. No obstante, en ocho años de expansión, no han cerrado ningún centro, tan solo un franquiciado decidió marcharse para establecer su escuela con marca propia.

El objetivo es alcanzar esos 50 centros en España, momento en el que se hará “un nuevo planteamiento”, que puede ser trasladar el proyecto a otros países. “Hemos estado estudiando mercados europeos y creemos que tiene salida, pero aún tenemos que bregarnos en nuestro país”, ha declarado el consejero delegado de Nemomarlin.

Sobre el autor

Comentarios

Todavía no hay ningún comentario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *