Tekoe: teterías urbanas y cosmopolitas

Tekoe

Los establecimientos Tekoe, famosos por sus recipientes de aluminio de color verde pistacho, reúnen tres conceptos diferentes en un solo espacio, take-away, tetería y tienda, en lo que constituye un tipo de espacio nada común en Madrid, o el resto de España. Con un valor añadido: la calidad de los tés, traídos directamente de la plantación. Y es que el mundo del té se rige por las subastas; los productores del té, sobre todo en India y en China, están obligados a llevar su producto a subastas mundiales, a las que acuden compradores interesados desde distintas partes del mundo, cada uno de los cuales adquiere la calidad que le interesa.

«Nosotros tenemos acceso al té antes de que vaya a la subasta, lo cual nos permite elegir siempre la mejor mercancía. Los productores chinos e indios contactan con determinadas casas de té, como Tekoe, para que podamos acceder a ese 15% de la producción que queda fuera de la subasta. Y ello nos asegura una materia prima de alta calidad, con un suministro asegurado al tratar directamente con el productor»,

Tekoe_Lina_Guerrero

Lina Guerrero, responsable de Tekoe España

explica Lina Guerrero, responsable junto a su marido, y Daniel Afonso, de Tekoe España, una cadena de origen suizo que ha confiado en estos dos emprendedores para llevar a cabo su expansión por nuestro país, merced a la firma de una ‘masterfranquicia’. «La mayoría del té que se consume en España procede de mayoristas alemanes y holandeses, que toman sus decisiones sin tener una idea clara de cómo es el consumidor español o cuáles son sus gustos. Nosotros tenemos un té único en España, y una presencia a pié de calle que nos permite conocer cómo va evolucionando el mercado».

Paro los establecimientos Tekoe también se diferencian por la imagen. No se trata de teterías al uso, sino que se alejan de la imagen colonial, británica… «el nuestro es un negocio urbano, cosmopolita. Modernizamos el concepto del té: en los nombres de las mezclas, en la estética del local, en los colores de los recipientes… Además, acompañamos la infusión con productos de bollería realizada especialmente para nosotros, y experimentamos con el té en la comida, fundamentalmente la comida dulce: bizcochos o dulces hechos a base de té», continúa Lina Guerrero. «Mi marido y yo vivíamos en Suiza hasta hace 2 años, y éramos clientes de Tekoe. Cuando nos vinimos de vuelta a España pensamos que era un buen concepto para traerlo a Madrid, contactamos con sus creadores, y si bien en principio no se habían planteado tener como socios a dos ciudadanos particulares ni, a priori, llegar al mercado español, al final accedieron a confiar en nosotros y firmamos una franquicia maestra para expandir el negocio por nuestro país».

Los orígenes de Tekoe

El concepto de Tekoe fue creado por dos suizos, amantes del té, que querían compartir su pasión y que sus clientes descubriesen el universo que hay alrededor de esta infusión. La cadena comenzó su actividad en 2002, cuando los dos fundadores, Valerie Peyre y Pierre Maget, decidieron viajar alrededor del mundo para conocer a los productores y para buscar las mejores hojas de té. El propósito es llegar a los clientes, inmersos en sus vidas urbanas, y mostrarles que el té es un producto sano, moderno, lleno de variedades, de sabor y dejar que descubran el fascinante mundo de las plantaciones y la manufactura del té. La primera tienda de Tekoe –de tan sólo 16 metros cuadrados– abrió sus puertas en septiembre de 2004, en la estación de tren de Lausana. Hoy, después de una década de mucho trabajo, las tiendas Tekoe son conocidas por la alta calidad de sus tés y por el cálido servicio de sus empleados, en Lausana, Basilea, Berna, Ginebra, París y Madrid. «Abrimos el local en julio de 2014 y desde entonces estamos dando rodaje al concepto, entendiendo los gustos españoles, y conociendo qué es lo que funciona y lo que no. El consumidor español se interesa por los nuevos sabores, por el conocimiento del producto en sí. Nos gustan los sabores fuertes y especiados, y también los dulces. Y respecto al conocimiento del producto tenemos tres tipos de clientes diferenciados: clientes muy conocedores, que saben perfectamente lo que quieren y conocen mucho de té, piden una variedad determinada, de una plantación concreta; un segundo tipo de cliente iniciado en el mundo del té, pero no tan conocedor, que disfruta de la infusión y sobre todo de los aromatizados, y coquetea con el té puro; y un tercer cliente que es el que entra en la tienda y dice “no tengo ni idea. Deme algo que me guste”». Lo que los responsable de Tekoe España tienen claro es que hay un claro interés por el té en nuestro país, y que la gente está probando todas las posibilidades.

«Tenemos un compromiso con Valerie Peyre y Pierre Maget de desarrollar el concepto en España, pero nos queremos asegurar de hacerlo bien y con una base sólida. Queremos poder demostrar que el modelo funciona, y que es algo en lo que merece la pena invertir», concluye Lina Guerrero, que explica que se han dado este año como plazo para comenzar a franquiciar a partir de 2016, aunque deseamos seguir abriendo tiendas propias: mucha gente nos aconseja inaugurar en Barcelona.

Menos cafeína que el café

El té proviene de la planta ‘camellia sinensis’, y su consumo comienza en China con fines medicinales. Posteriormente se extiende a los países vecinos, principalmente ligado a la expansión de la religión budista. Europa descubriría el gusto por el té mucho mucho más tarde, y no es hasta el siglo XVII que el té empieza a despertar cierto interés en nuestro continente. Existen 6 tipos básicos de té cuya diferencia principal radica en la parte de la planta que se utiliza y en el proceso que se sigue para su elaboración: blanco, verde, azul (Oolong), amarillo, negro, rojo (Pu-Ehr).

Para disfrutar del té al máximo, y para que las hojas desplieguen todo su aroma, hay que tener en cuenta tres aspectos: la temperatura del agua, la cantidad de té y el tiempo de infusión. Las condiciones de cada uno dependerán del tipo de té y su forma (hojas enteras, partidas, enrolladas, etcétera). La cafeína es el principal alcaloide en el té. Representa del 2% al 3% de la hoja seca. Es importante mencionar que la cafeína que se encuentra en el té y en el café es la misma molécula. La única diferencia es que, proporcionalmente, la infusión del café contiene más cantidad. Y a diferencia de la del café, la cafeína que procede del té se libera de manera gradual en el cuerpo. Por esto, nos permite estar despiertos y alerta sin alterarnos. Esta característica, hace del té la bebida ideal para acompañar el ejercicio tanto físico como mental.

Sobre el autor

Comentarios

Todavía no hay ningún comentario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *