El español aprende a cuidar el paladar, sin desatender el bolsillo

olivos_fotografia_Jesus_Fernando_Chusoart

Cae el consumo de aceite de oliva en nuestro país, debido a las sucesivas subidas de precio, mientras que la compra de aceite de oliva 100% virgen extra continúa al alza. A ver si es que empezamos a saber comer… y a saber comprar. Porque al final, el ahorro entre consumir uno u otro puede ser de apenas 24 euros al año, lo que no compensa ni de lejos la merma de calidad y de sabor entre ambas categorías, señalan los responsables de la plataforma de almazaras Aceitedemipueblo.com

El aceite de oliva es un producto imprescindible en la Dieta Mediterránea, por las numerosas cualidades saludables que aporta al organismo humano. Algunas de ellas tan “mediáticos” hoy en día como su efecto positivo ante el colesterol o su efectividad a la hora de retrasar el Alzheimer. Por eso, aunque este año se registra un descenso en el consumo de aceite de oliva en los hogares españoles (cuantificado por el Panel de Consumo Alimentario del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente en un 12,4%) debido a los sucesivos incrementos de su precio de venta –aunque las grandes cadenas de supermercados están evitando subidas traumáticas de un producto que les sirve de reclamo–, resulta ser que, en contra de lo que se podría pensar, pues es ligeramente más caro, el consumo del aceite de oliva 100% virgen extra sigue subiendo: datos ministeriales recientes apuntan un 3,2% en lo que va de 2015.

«Una aparente paradoja fácil de explicar. En España se consume 1 litro habitante/mes, metiendo todos los usos culinarios y todos los tipos de aceite de oliva», argumenta Antonio López, portavoz de la plataforma Aceitedemipueblo.com «Si la diferencia de precio de 1 litro de una aceite de oliva 100% virgen extra, certificado, respecto a un oliva virgen es de 0,50 euros más por litro –a veces, incluso menos–, y una familia de 4 miembros consume 4 litros/mes, la diferencia le supone 2 euros más al mes; es decir, 24 euros al año. Una cantidad exigua, si conlleva renunciar a un producto rico en sabor, y cargado de beneficios para la salud: produce colesterol “bueno” y no engorda; ayuda a prolongar la vida, al ser un antioxidante natural de la células; previene infartos cerebrales y ayuda a retrasar el Alzheimer…».

De ahí que no pocos españoles hayan echado cuentas, concluye el responsable de esta cooperativa de almazaras cordobesas, y sin dejar de mirar el bolsillo no quieran renunciar al sabor inigualable y a las bondades para la salud que proporciona el aceite de oliva 100% virgen extra, «que contiene un índice muy elevado de polifenoles, que hace de él un antioxidante muy potente a la hora de proteger al cuerpo de enfermedades, especialmente diversos tipos de cáncer. Y al ser un zumo natural, sin aditivos, tiene todo el sabor o sabores que nuestras pupilas gustativas y olfativas reconocen como agradables; por tanto, a sus ventajas para la salud se une la de su delicioso sabor».

Comentarios

Los comentarios están cerrados.